¿Qué estás leyendo?

Las grandes fortunas del mundo, el colonialismo y el poder político llevan mucho tiempo apropiándose de algo que no es de ellos bajo la excusa de que «lo cuidarán mejor» y que «muchas más personas podrán admirar estos objetos». ¿Qué hacen los frisos del Partenón en el British Museum? ¿Por qué el busto de la Nefertiti no está en Egipto sino en una sala en Berlín? Sharon Waxman, periodista estadounidense, intenta responder estas preguntas contando la historia del tráfico de arte y antigüedades desde la conquista de Egipto por Napoleón. Expone de manera formidable las negociaciones, las mentiras, los robos y el negocio detrás del tráfico de antigüedades, y cómo los grandes museos europeos y estadounidenses han usado diversas técnicas para apropiarse del patrimonio cultural de países más pobres, saliendo casi ilesos de ello. Saqueo nos hace mirar con sospecha las políticas culturales de los países ricos y darle otra vuelta a las motivaciones del MET, del Louvre, del British y, por supuesto, de los grandes filántropos que sustentan los museos.

Sharon Waxman, Saqueo: el arte de robar arte, Madrid, Turner, 2011.


Puedes continuar con...