¿Qué estás leyendo?

 

Escritora chilena.

El tono reflexivo, poético, apenas melancólico de Bachelard obliga a leer este libro muy lentamente. A alterar el ritmo de lectura para descubrir al fondo de la letra (al fondo de la sombra, de la propia luz) el resplandor de una idea brillante. En la lectura, como en la llama, el tiempo está en vela. Como en todos los libros de Gastón Bachelard, los objetos murmuran sus verdades. «¿Acaso la lámpara no es una mirada?» Un conmovedor ensayo sobre la naturaleza del fuego domesticado, sobre el tiempo y la imaginación nocturna. «La llama nos obliga a imaginar.»

Gastón Bachelard, La llama de una vela, Buenos Aires, El Cuenco de Plata, 2015

Puedes continuar con...