Correr tras el viento: Las ocho páginas del Eclesiastés

Descarga este número

La historia humana puede estar contenida en diez versículos porque la historia humana es una serie de eventos absurdos, épicos y horribles condenados a repetirse como se repiten en el texto las dos grandes frases del autor: «Y vi bajo el sol» y «Todo es vanidad».

Why was I borntoday
Life is useless like Ecclesiastes
say Pete Townshend, «Empty Glass»

Hay distintas versiones de un mismo libro. En el caso de la Biblia, están las originales, las transcritas, las bastardas, las de cuna no siempre determinada. Luego están las traducciones: tramposas, editadas, fiscalizadas por gobernantes, copistas y papas. Y al final están las versiones que uno leyó y que no siempre se parecen al libro que uno tenía en las manos. Porque junto con los libros que leemos están los libros que creemos leer. El fantasma de otro texto, la ilusión que nuestra manera de interpretar produce lejos del original.

Cuando eres niño y asistes a la escuela dominical de la iglesia bautista, te piden que elijas un texto de la Biblia para estudiar y comentar. La mayoría escoge Jueces o Génesis, o alguna de esas historias llenas de acción y milagros y multitudes fulminadas por rayos, mujeres convertidas en sal y momentos dignos de Stallone, como ese donde Sansón derriba el templo y muere junto a sus enemigos.

Otros se inclinan por el Apocalipsis, esa especie de filme de desastres y conspiraciones en clave que termina con un final feliz y una ciudad que baja del cielo. Ninguno de nosotros elegía Salmos o Proverbios, porque eran largas listas de consejos y advertencias, y para eso ya teníamos al pastor.

Y nadie jamás, que yo recuerde, nombró el Eclesiastés. Si estás hojeando la Biblia, si tienes nueve años y estás sentado en pleno culto dominical esperando que el pastor termine sus prédicas y repasas el volumen en busca de algún momento sabroso de destrucción y sangre, el Eclesiastés no llama la atención. Tiene apenas ocho páginas. Parpadeas y te lo pierdes.

Incluido en el grupo que tradicionalmente se conoce como los Libros Poéticos ( Job, Salmos, Proverbios), el Eclesiastés es uno de los textos más breves del Antiguo Testamento. Abre con la famosa introducción seudojudicial «Palabras del Predicador, hijo de David, rey de Jerusalén», lo que ha hecho que generaciones de cristianos le atribuyan la autoría a Salomón. Pero no hay hasta ahora ninguna prueba histórica de que Salomón se haya tomado el tiempo –entre labores que iban desde dirimir la maternidad de un bebé hasta sellar botellas con genios rebeldes– para escribir esas ocho páginas. Y si lo hizo, es bastante probable que haya sido al final de su vida. El hombre que habla en el Eclesiastés es viejo. Sus opiniones son las de alguien que ha visto lo bueno y lo malo de la vida, alguien que tal vez escribe desde un cómodo sillón en medio de un jardín, con una jarra de vino a la mano (un amigo decía que el Eclesiastés tiene el tono de un tipo muy borracho y muy solo), pero que no ignora que esos lujos le serán arrebatados tan pronto le llegue la muerte.

El valiente y el cobarde, el rico y el pobre, el piadoso y el blasfemo, todos terminan siendo iguales a la hora de caer en el sepulcro hacia el cual todos vamos corriendo. Si el tema de un libro como Job es la necesidad de perseverar en nuestra fe incluso en la peor de las horas, el mensaje del Eclesiastés es a la larga una versión cruel de la democracia: todos los hombres son creados iguales ante Dios porque todos vivirán existencias sin sentido que desembocarán en muertes sin sentido.

«Todo esto he visto en los días de mi vanidad. Justo hay que perece por su justicia, y hay impío que por su maldad alarga sus días» (Ecles. 7.15). Desde luego, esta actitud del Predicador contradice otras voces del Antiguo Testamento. En particular a narradores como Daniel, cuyo testimonio habla de un Dios que se expresa mediante signos y sueños, y que termina revelándole una certeza total que además profetiza el destino de su pueblo y el triunfo del bien sobre los impíos. Pero además el Predicador, con su desdén por cualquier idea de correlación entre nuestros actos y sus frutos, contradice al Jesús de los Evangelios, esa figura extraterrena que aparece de la nada a predicar una serie de sencillas instrucciones (ama a todo el mundo, obedece y ama a Dios, difunde su palabra) que garantizan la vida eterna. No hay vida eterna en el Eclesiastés, y es dudoso que siquiera haya existido en la mente de su autor el concepto de equivalencia entre el amor que le tenemos a Dios y el que podríamos esperar de vuelta.

Estamos en las manos de un poder superior, nos dice el Predicador. Que ese poder a veces nos conceda felicidad y larga vida y en otras ocasiones nos humille y nos castigue no tiene relación con nuestros actos. Porque vivir en justicia tan solo por buscar recompensa divina también es vanidad o cosa vana. Porque este autor no solo ha llegado a la conclusión desoladora a la que más tarde llegarían numerosos autores modernos («si hay un Dios, no le importamos»), sino también porque otra de sus grandes conclusiones –quizás la más grande de todas las que nos ha legado– es que buscar la sabiduría tampoco sirve de nada.

Viniendo de una tradición judeocristiana, no es extraño que desde el Génesis hasta el Apocalipsis la Biblia fomente la necesidad de estudiar y educarse en la palabra de Dios. El mismo Salomón, al inicio de su reinado, le pide en sueños al Señor que no le haga rico ni poderoso, sino sabio (2 Crónicas 1.10). Y la historia de Jesús reiterada en cuatro evangelios bien podría leerse como el paso de un grupo de alumnos por una cátedra informal, que se acaba cuando el profesor que dicta el ramo se deja matar con tal de probar sus enseñanzas.

Esto también es vanidad, nos dice el Predicador: «El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas; pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro (…) Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre; pues en los días venideros ya todo será olvidado».

Nada de lo que podamos aprender del mundo o de las palabras de Dios nos hará mejores ni más libres. Es una afirmación que rebate las quejas de Job –quien no solo sufre por el daño a su familia y a su cuerpo sino además por no entender la voluntad divina–, y que de hecho le da razón al Jehová cruel e impetuoso del Jardín del Edén: efectivamente la Primera Pareja habría sido más feliz en su inocencia si no hubieran comido del árbol de la ciencia del bien y el mal. El Predicador ha leído los libros y conoce las leyendas. Pero también ha visto pasar una y otra vez las mismas tragedias y miserias afuera de su puerta («Generación va y generación viene; mas la tierra siempre permanece»), de una manera que sugiere algo más que un simple individuo. Da la sensación, a veces, de que el Predicador es un grupo, una genealogía de hombres o un inmortal desengañado de las ambiciones de su raza, como lo estaban los trogloditas que encuentra el Marco Flaminio Rufo descrito por Borges.

«El tiempo es un círculo plano», le dice un hombre al policía Rust Cohle en la serie True Detective (una obra de ficción que parece haber sido ambientada en el mundo que el Predicador viera desde su ventana), y de hecho es dentro de ese círculo plano donde nuestras vidas transcurren, donde el Eclesiastés adquiere pleno sentido. No es un libro que encaje con las leyendas de origen del Génesis o con la épica libertaria y fundacional del Éxodo, y menos con las historias de liderazgo (los primeros manuales de management) que son Reyes o Jueces.

La historia humana puede estar contenida en diez versículos porque la historia humana es una serie de eventos absurdos, épicos y horribles condenado a repetirse como se repiten en el texto las dos grandes frases del autor: «Y vi bajo el sol» y «Todo es vanidad».

La voz que habla en el Eclesiastés puede ser reiterativa en su negrura e incluso en su desesperación. Pero no es majadera, porque las sucesivas repeticiones de los desengaños del Predicador («A la risa dije: enloqueces; y al placer: ¿de qué sirve esto?») se embarcan en un proyecto mayor, no solo teológico sino literario.

El objetivo final del texto es dar cuenta de toda la experiencia humana. En ese sentido, es necesario mencionar de nuevo a Borges, quien en «El Aleph» parodió ese modelo de proyecto poético en la figura de Carlos Argentino Daneri, el pobre diablo que redacta extensos poemas descriptivos. El Eclesiastés tiene ocho páginas. No es, desde luego, exhaustivo a la manera caricaturesca de Daneri. Pero sí tiene una ambición del tamaño del personaje de Borges, porque el Predicador entiende que para negar cualquier asomo de sentido en el mundo mítico del Antiguo Testamento (en ese mundo donde Dios habla a los hombres y ellos le hablan de vuelta) es necesario mencionar todas y cada una de las cosas que hacen que la vida valga la pena vivirse: el amor, la prosperidad, la buena comida, el buen vino, el placer de la carne y la risa.

Siguiente columna

Esa enumeración de objetos o principios de felicidad corre paralela con los famosos versículos donde se hace una lista de todos los momentos que tienen su hora debajo del cielo: «Tiempo de buscar y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar…», una comparación de todos los instantes posibles que termina, de hecho, sugiriendo todas las combinaciones de eventos históricos posibles.

La historia humana puede ser contenida en diez versículos porque la historia humana es una serie de eventos absurdos, épicos y horribles condenados a repetirse como se repiten en el texto las dos grandes frases del autor: «Y vi bajo el sol» y «Todo es vanidad».

El hilo de las repeticiones (de palabras, de figuras retóricas, de tragedias nacionales vistas como si fueran miserias individuales) tiene otro sentido más básico, más rítmico, por cuanto el Eclesiastés, a su manera, es un texto sobre la respiración. Uno puede imaginar al Predicador en un lugar –tal vez ya no un cómodo sillón en un patio junto a las jarras de vino, más bien ahora en una cama bajo un techo de piedra– diciéndoles a los otros: Vengan, acérquense aquí, siéntense en el suelo, rodeen la sábana sucia, toleren mi olor, mi aliento fétido, escuchen, no se rían, oigan, en serio, todo es vanidad.

La respiración del Eclesiastés es la respiración de un hombre muriendo. Eso es lo que entendieron en distintos momentos autores como Faulkner, con Mientras agonizo, y el Carlos Droguett de Eloy, cuyo personaje central, un bandido del Chile de los años cuarenta, parte su historia inmóvil en la oscuridad en una casucha vacía y termina agónico con la cara enterrada en el barro, en una perfecta dramatización del versículo 9.5 («Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido»).

Eso también es lo que entendieron quienes a lo largo de la historia de las artes han vuelto al texto buscando no solo una estructura de trabajo sino también un tono y una perspectiva del mundo. El crítico cultural Greil Marcus menciona la influencia abierta del estilo del Predicador en una hermosa canción de Bob Dylan llamada «Blind Willie McTell» (1983), centrada en la única certeza que el cantante ha ganado tras presenciar la historia de su país como si fuera un cuento de horror.

Vi las grandes plantaciones ardiendo
Oí el chasquido de los látigos
Olí el dulce florecer de las magnolias
Vi los fantasmas de los barcos de esclavos
Puedo escuchar las tribus aullando
Y la campana del enterrado
Pero nadie (nadie) puede cantar el blues Como Blind Willie McTell

Sin embargo, Marcus no menciona una canción que Dylan grabaría dieciocho años después, llamada «Things Have Changed», donde el tono del Predicador ya no habla del país, ni siquiera de la ciudad, sino tan solo de la propia decadencia espiritual del narrador («Solía preocuparme, pero las cosas han cambiado»). Esa certeza devenida en cinismo –un cinismo que no está en el Eclesiastés, el que sigue siendo, a pesar de todo, un texto de enseñanza– también se asoma en otros lugares inesperados, como la letra de «Life Kill Ya», de Warren Zevon, que recaptura el hilo de las repeticiones del versículo 9.21 para reírse de su pompa:

Desde el Presidente de los Estados Unidos a la
menor de las estrellas de rock
el doctor está en su consulta y te verá ahora, no
le importa quién eres
A algunos les tocan las horribles enfermedades
a otros el cuchillo, a otros la pistola
Algunos llegan a morir durante el sueño
a la edad de ciento un años.

Las posibilidades de burlarse del Predicador y sus reflexiones sombrías son muchas, sobre todo en una época en que muy pocos siguen creyendo que Dios vaya a cumplir las promesas que le hiciera a Noé tras el diluvio. Pero no es tan fácil burlarse del mundo que el Eclesiastés evoca, en tanto sigue siendo el nuestro. Lo que tal vez explica por qué la desesperación circular de canciones que en tono o espíritu remiten al texto (como «El baile de los que sobran» de Los Prisioneros o «Miren cómo sonríen», de Violeta Parra) tiene un componente atemporal que las hace nuevas y relevantes cada vez que se comete una injusticia. Algunos de los más grandes hallazgos literarios del Antiguo Testamento, como la bendición de Isaac a Esaú o el momento en que Job maldice el día de su nacimiento, pueden llegar a deslucir en un futuro lejano. Pero es dudoso que alguna vez deje de emocionarnos la melancólica confesión del Predicador:

Y apliqué mi corazón a conocer la sabiduría
y a conocer la locura y la insensatez; me di cuenta
de que esto también es necedad y correr tras el
viento (Ecles. 1.17).

Conozco este fragmento de memoria porque así me lo enseñaron de chico. Sin embargo, nunca me pude topar de nuevo con esa traducción. Que para mí no es solo la mejor sino la que transmite en su totalidad la desesperación que recorre el texto completo, la desesperación que otros autores de la Biblia ni siquiera llegan a sospechar y que solo cristaliza –para mí– en ese momento del Apocalipsis de san Juan en que los mercaderes del mundo ven desde todos los puntos arder la Babilonia que veneraban.

¿Qué sentido tiene la vida entonces si no encontraremos en ella ni justicia ni orden? No hay trascendencia, dice el Predicador, por lo tanto solo quedan los pequeños goces de la vida sencilla, lejos de la ambición. Aprovechar nuestro paso por la Tierra y luego desaparecer. Es curioso, pero esa actitud del autor del Eclesiastés –que brilla solitaria en medio del frenesí nacionalista del Antiguo Testamento– tiene más sentido hoy, en esta época de ciencia y duda. Durante una charla que ofrecía junto a Richard Dawkins en septiembre de 2010, el científico Neil DeGrass Tyson fue interpelado por un espectador: ¿qué haría él si supiera que estaba en la víspera de su ejecución y que todo lo que tenía era su saber científico y práctico, sin asomo de fe en un Creador? DeGrass Tyson contestó sin vacilar:

«Pediría que mi cuerpo no fuera cremado sino enterrado, para que así la tierra y la naturaleza se alimentaran de mí tal como yo me he alimentado de ellas durante toda mi vida».

A flat circle indeed.

Tal vez el círculo plano está formado por los que rodean el lecho de muerte del Predicador, que a estas alturas ya está por expirar y decir las que yo creo que son sus últimas palabras («Y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio»), y en ese círculo Faulkner, Droguett, Parra, González, Zevon, Dylan y otros cientos de miles escuchan y aprenden. Y luego se van, antes de toparse con los últimos versículos del Eclesiastés, aquellos que tan claramente son el epílogo mentiroso y timorato que alguien agregó al texto para hacerlo digno de entrar en la antología que conocemos hoy como la Biblia:

El fin de todo el discurso oído es este:Teme
Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto
es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda
obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta
sea buena o sea mala.

Mentira.

Sé que hay excelentes análisis y comentarios que indican que el Eclesiastés forma parte de una antigua tradición de conocimiento y sabiduría judíos que encajan perfectamente con la visión de mundo de quienes escribieron y estudiaron los otros libros del Antiguo Testamento por cientos de años. Sin embargo, prefiero creer –y es un bonito verbo para usar en el contexto de este libro– otra cosa: prefiero creer que el Eclesiastés fue un error. Un texto que pretendía ser un compendio de buenos consejos para el joven y el creyente y que en verdad funciona como una bomba que vuela en pedazos todo el resto de la obra. Ocho páginas que están ahí, después de los Salmos y los Proverbios, usadas y abusadas como fuente de citas y buenos deseos, pero que en verdad conforman la declaración definitiva de independencia dentro de un texto mayor que predica la sumisión. Prefiero creer que el Eclesiastés no es nada más que eso, el registro del ruido blanco que todo creyente percibe en el fondo de las prédicas y los rezos, el susurro de un autor que tal vez fue un rey viejo y sabio que alguna vez soltó la copa y la teta de su concubina para decirnos que no, que Dios no nos quiere, que el amor se muere, que leer no te hace más feliz, que la juventud viene y se va, que el sabio se pudre igual que el ignorante, que el mundo es una mugre y el único consuelo es comer, beber y culear mientras se puede. Para mí, esa es quizás la enseñanza más grande de todas.

Parpadeas y te la pierdes.

Daniel Villalobos es escritor, periodista y crítico de cine. Ha publicado El sur y textos suyos han aparecido en antologías como Todo es cancha, Volver a los 17 y Cuentos chilenos de terror.


1 «Todo acontece de la misma manera a todos; un mismo suceso ocurre al justo y al impío; al bueno, al limpio y al no limpio; al que sacrifica, y al que no sacrifica; como al bueno, así al que peca; al que jura, como al que teme el juramento».

Sigue con...