Una segunda voz

Empecé a leer crónicas a los trece años, específicamente las Confesiones imperdonables, de Daniel de la Vega. Mi padre no tardó en desestimar esa lectura y en nuestra casa de Punta de Tralca empezó a prestarme … Continúa leyendo Una segunda voz